Desechos





La imagen está tomada de Internet, de autor desconocido.




"Mary Douglas señala que la basura es un producto secundario de un sistema de orden. Las sobras son rechazadas en el proceso de clasificación, en su calidad de elementos que están fuera de lugar. Douglas sostiene que si nos fijamos en lo que se considera basura podremos empezar a entender e identificar el sistema que la ha rechazado.

Para comprender por qué algo ha sido desechado tenemos que reconstruir un cuadro de los sistemas de significación que están detrás de la decisión de excluir del sistema ese objeto."

David Crou, No te creas una palabra (una introducción a la semiótica)




Sobre la tala de árboles en Barcelona


31 comentarios:

Goliardo dijo...

Siempre se me ocurrió pensar a la basura como un tesoro arqueológico futuro, pero de tanto dar vueltas por la semiótica o semiología, según se prefiera, nunca había reflexionado acerca de este tipo de lectura de nuestros desechos, el verdadero reverso cultural, mirarnos en lo que nuestra sociedad descarta. Es claro que la basura es un terreno apasionante. Acá en Argentina, hay miles de pobres que han hecho un trabajo de revolver la basura de la gran ciudad por las noches. Lo hacen en rudimentarios carros a los que empujan por la calle (a fuerza de hombre), muchas veces ayudados por sus pequeños hijos. A veces, ellos tambien parecen ser la parte humana de lo que la sociedad descarta. Les llamamos cartoneros, y son los descartados de la cultura del trabajo que se resisten a dejar de formar parte de ella. Y también son parte de un cruel sistema de significación.
Un gran abrazo desde este Río de la Plata.

ybris dijo...

Certeras las palabras de Crou.
Y muy triste, por tanto, el sistema significativo por el que los árboles son desecho.
Será muy lamentable que Barcelona vaya a talar sus árboles.

Un beso.

Dante B. dijo...

Lo harán sin duda.
Tienen a los "intelectuales" de periódico que les dan argumentos: son viejos, ya no sirven aunque sigan en pié.
¿Qué nos espera, pobres mortales?
Inma Mayol sonríe.
Su proyecto de árboles metálicos sostenibles tiene futuro.

Blanca Andreu dijo...

Como los anormales del ayuntamiento de la Coruña, que han cortado tres en mi barrio. Han frenado porque les metí un viaje en el periódico, pero ya han dejado un trozo de la plaza como un patatal. Y me parce que eso es lo que hay que hacer, redactar una carta y recoger millones de firmas. Por la red es muy fácil.

Mi teoría es que es un plan del Doctor Muerte. ¿De quién sino?

Susana dijo...

Como si nos sobraran los árboles (aquí y en la mayoría de las grandes ciudades). Como si no fuera ya momento de mezclarnos al menos un poquito con la naturaleza. Como si su falta no fuera también responsable de estos niveles de locura que pululan entre cemento y basuras de las que los propios árboles huirían corriendo sin pensarlo.

Tendríamos, como dice Blanca, que recoger millones de firmas. Para que no les quede ni una brizna de justificación. Habría que dar las gracias a cada uno de los árboles de nuestras ciudades que decide no sucumbir.

Tendríamos, como mínimo, que alzar la voz, y el tuyo es un maravilloso ejemplo. Gracias.

Bel dijo...

Goliardo:
Fue una asociación instantánea. Leyendo ese libro, que es precisamente sobre semiótica, me saltó a la cara esa idea y ya supe cómo hablar de lo que está sucediendo, entre otras cosas, en mi ciudad, pero, efectivamente, lo que Mary Douglas propone va mucho más allá, una posible lectura del objeto y la persona (pues a lo que cuentas añadiría yo que esas personas desechadas pasan a ser para el sistema un objeto, puesto que son susceptibles de exlusión) rechazadas darían cuenta cierta (frente a la falacia del discurso oficial) de nuestro sistema.
Un abrazo grande grande... (por cierto, gracias también por las sonrisas que me ha regalado allí, en tu ruta).

Bel dijo...

Querido Ybris:
Los árboles, y tantas otras cosas vivas que, desde el momento en que son susceptibles de exclusión, como le decía a Goliardo, se convierten significativamente en objetos.
Un besazo.

Bel dijo...

Dante:
Debe de sonreír pensando en los árboles del jardín de su casa.
Sí, pobres mortales.
Un besazo también para ti.

Bel dijo...

Blanca,
Más certera imposible, sí, Doctor Muerte es el nombre.
Aquí se han conseguido también cosas. He cambiado el enlace y he puesto la carta al director de Isabel Núñez quien precisamente contribuyó a la salvación de otros ejemplares únicos, pero ellos son contumaces y actúan muchas veces solapadamente...
Un abrazo.

Bel dijo...

Susana, sé muy bienvenida.
La verdad es que últimamente no alzo mucho la voz y lo que he hecho aquí no es nada.
Sí, en cambio, se han movilizado asociaciones de vecinos y la escritora que le menciono a Blanca, y una de cuyas cartas al director he insertado ahora como enlace.
A veces, en nuestra ciudad, tengo momentos de felicidad inaudita. Hoy, por ejemplo, me he topado con una calle entre cuyos adoquines crecía la hierba y el aire balanceaba ligeramente sus árboles (no sé que eran, no he sabido reconocerlos)... y otras, el ruido, la basura, el cemento, enloquecen, como muy bien has dicho.
Gracias a ti.

marisa dijo...

Ay Bel...Y yo que vengo de disfrutar de los bosques asturianos y hasta he abrazado varios árboles para sentirme más humana...estamos locos.Creamos y creamos productos que no sirven para nada y nos sumergimos en una locura consumista para luego arrancar de la tierra lo que la propia tierra ha dado.En fin, qué tristeza.Me gusta que estés aquí, guapa.Hablamos

virgi dijo...

Cuando veo un matanza así, me da un brinquillo en el corazón!
Los árboles, esos seres que nos acompañan generosamente...
Un abrazo

virgi dijo...

(perdón, "una", no "un")
Muak por el error, mi teclado tiene algunos fallos

Bel dijo...

Marisa,

Yo no me siento incluida en ese grupo que crea productos innecesarios, ni que se sumerge en una cultura consumista ni que arranca de la tierra lo que está vivo. Y sospecho que tú tampoco.

Un beso (me alegro de que lo hayas pasado bien).

Bel dijo...

Virgi,

Algo de eso pretendía. Un beso para tu tierno corazón.

marisa dijo...

Claro que no, corazón...vaya esta entrada tuya por los que amamos lo que nos da la tierra y sabemos que este no es el camino.Por cierto mi nueva entrada de enredandopalabras tiene algo para ti.Besos y buenas noches

Bel dijo...

Marisa,
Estábamos escribiendo a la vez, tú aquí y yo donde se enredan las palabras.
Mil gracias de nuevo.
Otro gran beso.

Daniel Damián ( Conde de Galzerán) dijo...

Mientras el propósito de los políticos y toda la caterva que cuelga de sus alisados pantalones se reduzca a la sagrada palabra que entienden, es decir Dinero, seguiremos contemplando atropellos de toda índole contra el paisaje y los seres vivos. Siempre ha sido así. Recogen euros y nos dan mierda. Y esa frase es la más verídica de todos los aforismos que existen y que existirán. El término Basura, debería ser replanteado y redefinido filológicamente. Diariamente veo como la Basura califica de Basura a quienes, y a lo que no, lo es.
Hasta hace un par de años conocía una carretera maravillosa (de las de antes) jalonada de espesos árboles, entre prados y bosques. Circular por allí era un regalo para la vida de uno. Ahora ya no queda nada. Ahora ya no paso. Una rabia inmensa me lo impide.

Talan los almeces. Yo planté uno cerca de mi casa. Leí que era un árbol muy benéfico. De hecho todas las antiguas masías y casas de campo que resisten tienen uno cerca de la puerta. Esos insensatos administrativos creen que son más listos que los antepasados porque tienen móvil, pc portátil y salen en la tele. Persistirán inundándonos de cochambre, y nosotros lo seguiremos viendo, yertamente exasperados.

(* dijo...

Bel, una vez empecé escribir un cuento en el que los árboles de verdad eran sustituidos por árboles de hormigón y metal. Se quedó ahí, sin acabar, porque me puse de muy mala leche. Y ahora, la realidad supera la ficción. Es una vergüenza. Al final se nos va a olvidar el color verde.

Otro dulce beso.

Lola Torres Bañuls dijo...

Entre los montes quemados este verano y encima les da por cortar arboles. Es realmente un desastre.
¿Cómo pueden hacer esas cosas?

En fin.

Un saludo.

el objeto a dijo...

el otro día leía esta frase tan simple pero de la que me sigo acordando "lo que expulsamos por la puerta, regresa por la ventana",con esa idea de regreso que nos sorprende, abrupto, incómodo, muchas veces.

el bochornoso comportamiento del ayuntamiento con las talas de los árboles sólo me la explico por el negocio de unos pocos, sino se me hace inexplicable. Lo que me sorprende es que el bien de toda una ciudad (sus árboles, sombras, oxígeno, paisaje...) puedan ser arrebatados tan impunemente,

Bel dijo...

Conde:

Ése es el reverso de la reflexión de M. Douglas, la perversión del sentido de la palabra basura, o tal vez la perversión de lo que se entiende como bien público. Pero deberíamos volver a andar todo el camino recorrido durante el siglo XX, esa repetida "no te creas una palabra" de los lingüistas, parece que no ha servido de nada.

Me gusta tu contundencia "Recogen euros y nos dan mierda".

Imagino que hablas de una de esas carreteras del Maresme que iban de la costa al interior. También forman parte de los instantes deslumbrados de mi infancia. Hace tiempo que ni he intentado encontrar alguna, porque, sí, asisto "yertamente exasperada".

Un abrazo enorme, Conde.

---------------------------------

Pues sí, querida (*, no por repetida y consabida deja de ser cierta, siempre.

Besos para ti.

---------------------------------

Eso es lo terrible, Lola, ¿cómo pueden hacer estas cosas? porque, efectivamente, si las hacen es porque pueden y ¿por qué pueden?
Un abrazo.

--------------------------------

El objeto a

Sólo se me ocurre responder a esa especie de pregunta con otra pregunta, la misma que le hago arriba a Lola, de nuevo ¿por qué esa impunidad?

Por cierto, aquel bosquecillo, el próximo a las escaleras, también era antes mucho mayor.

Un abrazo, V.

zbelnu dijo...

Gracias por el enlace, pese a todo

Bel dijo...

Isabel:
Lo cortés no quita lo valiente.
Tu actitud conmigo no ha modificado ni un ápice mi opinión en cuanto al interés de las otras cosas que haces.
Gracias a ti por venir hasta aquí a decirlo.

zbelnu dijo...

En eso también coincidimos.
Me gusta la foto que has escogido para The Mother, en el resto de la película (que no he visto, lo digo por esos fragmentos de you tube) ella parece muy convencional, bajo su máscara, y ahí vuelve a verse una mujer, con su parte troublante y su vulnerabilidad y su encanto.

Bel dijo...

Me alegro de que te guste. Y qué efectiva sigue siendo la metáfora del espejo a pesar de lo repetida.
No conocía a Anne Raid (parece que es una actriz de televisión) pero verdaderamente aquí está maravillosa, con todo lo que muestra, como bien dices, bajo su máscara.
Gracias de nuevo.

zbelnu dijo...

Sí, hay recursos que nunca parecen agotarse y el espejo es uno de ellos. A ti por ponerla, yo no la vi y no sabía que el guión era de HKureishi, ahora la buscaré

lobosluna dijo...

Más claro echarle agua, como decimos aquí. Aunque claro, aquí, en mi valle, incluso el agua está en riesgo de perecer. Un abrazo.

Bel dijo...

Horacio,
Espero que no sea así, ¿qué sería de ese único Vallenar? ¿y de las palabras de Lobosluna?
Un abrazo para ti.

bufu dijo...

qué.gran.post.

Bel M. dijo...

Gracias, Bufu, es halagador sobre todo viniendo de quien viene (acabo de pasar por tu blog).