Naufragios


El mar no es menos bello a nuestros

ojos porque sepamos que a veces

los barcos zozobran.


Simone Weil

de El amor a Dios en Escritos esenciales


20 comentarios:

giovanni dijo...

Una verdad obvia, profunda y buena para recordar en ocasiones de duda, depresión u otro estatus mental que requiere el ver de la belleza de la vida.
He aprendido otra palabra: zozobrar, sin recurrir al diccionario.
En cuanto a sinónimos, usando se hunde veo el barco y usando naufragar veo sus pasajeros y tripulante.
Ayer dejé un comentario sobre el arte bajo Danzón.
El libro de Zweig es grueso y fascinante. Conozco una mujer (de Rumania) que ha viajado con el en el barco que los llevó a Brazil. Ella siguió viviendo en Brazil y otros países (ahora vive en Italia), él se suicidó.

giovanni dijo...

Conozco a una mujer...
Siempre queda algo o mucho para corregir

Bel dijo...

¡Ahora ya es definitivo: leeré el libro de Zweig! No conozco Brasil, espero ir algún día. Seguro que iré algún día. Hay mil voces desde allí que me llaman.
Me ha gustado el poema de Ungaretti. Sereno como lo que evoca. Gracias, Giovanni.

giovanni dijo...

En el comentario 15 de Danzón te hice la pregunta qué haces y no la contestaste... Lo olvidaste o no quieres contestarla?

Nuria dijo...

Una cita muy exacta que deberíamos llevar siempre escrita en un papelito metido en el bolsillo más custodiado de nuestro bolso. Para poder recordarlo cuando algo que tenemos alrededor nos hace en cierto sentido daño.
Un saludo desde el rascacielos

Bel dijo...

Giovanni, disculpa. No lo había entendido. Pensé que el sentido de la pregunta era algo como: "Pero, ¿qué dices?. El arte es muy importante, etc."
He publicado varios artículos académicos sobre literatura o sobre literatura comparada (con artes visuales o con filosofía) y ahora estoy escribiendo, con mucho retraso (debí haberlo hecho hace 20 años, pero a veces la vida tiene otros imperativos) la tesis para el doctorado (Phd) sobre Clarice Lispector.
Un abrazo.

Bel dijo...

Sí, Nuria, en uno de esos momentos me encontraba. Gracias por tu amistad constante.
Me voy al rascacielos.

Luna dijo...

Buenas tardes:
Estoy devacaciones en Granada y volveré el domingo.
Giovanni me ha recomendado leerte y aquí estoy, me gusta lo que leo.

El lunes volveré con ganas de leer, necesitaba alejarme del mundanal ruido.
Besos y saludos

Bel dijo...

Gracias por tu visita, Luna (¡Qué suerte un interlocutor como Giovanni!) Desde luego, te la devolveré. Entre tanto, te deseo lo mejor para estos días y dale, por favor, recuerdos de mi parte a una de esas calles escondidas, blancas y silenciosas y también, si visitas la Huerta, a Federico, siempre.

ZenyZero dijo...

Porque somos eso... sus hijos. Somos tierra y agua. Nacidos de sus entrañas, estamos abocados a perecer en ella.
Y nos asombra su entereza para crear y destruir.

Chuff!!

Bel dijo...

Encantada de oírte de nuevo, zenyzero.
Un abrazo.

Luna dijo...

Buenos días, Bel.
No tengo blog ahora, me gusta visitar los blog que creo interesantes y que me hagan disfrutar.
Estoy concretamente en la Alpujarra húmeda.
Es una zona que conozco bien, tiene color, embrujo y paz.
Emocionalmente me he alejado de Lorca durante un tiempo. Hace unos meses estuve en Alfacar, la impresión sufrida en el lugar me descolocó bastante.
un abrazo

Bel dijo...

No he estado en Alfácar y no sé si soy capaz de imaginar lo que se debe de sentir, pero lo intento... Estuve, hace muchos años, en las Alpujarras, no sé si exactamente donde donde tú estás, pero mi recuerdo es como tú dices, una delicia.
Un abrazo para ti, Luna.

BELMAR dijo...

Belmar es mi apellido (me llamo Oscar) soy chileno. Gracias por tus amables palabras, entre mis blogs encontrarás poesía, relatos, fotografía, harta fetichismo y ´mucha música, especialmente jazz. Bueno, te dejo un abrazo y te invito a des-cubrirme...

Bel dijo...

Gracias por tu visita, Belmar. Volveré, seguro. Un abrazo.

Oceanida dijo...

Me encanto.

Sobretodo la frase de Simone Weil.

El Mar siempre es bello, con todos sus naufragios.

Gracias por tu visita.

Bel dijo...

Gracias, a ti también, Oceánida.
Un abrazo.

alfaro dijo...

me encanta esta entrada con las frase de S. weil
Gracias por ponerla.

Un abrazo

lobosluna dijo...

Creo que tenemos gustos muy similares, Bel. Marguerite Duras y ahora Simone Weil. De esta última sólo he tenido el placer de conocer Carta a un religioso, del que hice un comentario en mi época de Universidad. No es de lo mejor (me refiero al comentario), pero es algo. Si quieres un día puedo enviártelo, ahora forma parte de una publicación personal que he hecho de todos los textos que rescate del tiempo de Universidad. Bello texto sobre la comprensión de la fe este que has puesto aquí. Sólo ella pudo ser tan certera en el símil.

Bel dijo...

Querido Lobosluna,
Siempre me coges por sorpresa desde la retaguardia. Me alegra muchísimo que concidamos en estas dos escritoras, tan sutiles en sus palabras y en sus silencios. Y de alguna manera místicas las dos, desde la espirituralidad una, desde el erotismo la otra.
Me encantan tus sorpresas.