Percepciones


Es éste uno de los muchos títulos -otros serían
Meditaciones, Meditación, La contemplación- con los que se ha traducido Betrachtung, la primera antología de textos -no pueden llamárseles narraciones- publicada por Kafka. Es la lectura que me ocupa estos días y ando tan deslumbrada, que deseaba dejar aquí constancia. Este librito apareció en diciembre de 1912, cuando el autor tenía 29 años. Se compone básicamente de textos fragmentarios, muchos de ellos extraídos de la novela inacabada Descripción de una lucha. El deslumbramiento no se debe tanto a la novedad ni a la excelencia kafkianas, sobradamente reconocidas, sino a la asombrosa contemporaneidad que poseen ya estos primeros textos, cuya redacción data en algunos casos de la primera juventud del autor, cuando estudiaba derecho (la foto corresponde a esa época) en la Universidad Carolina de Praga. Esa contemporaneidad -y creo que es un halago para los mejores de los contemporáneos- se inscribe tanto en la estructura de los textos, como he dicho, fragmentaria, hecha de esbozos, meditaciones, apuntes, como en la nitidez y precisión de la prosa, sin una sola trampa que busque la complicidad del lector así como tampoco su rechazo (otra forma de anzuelo), ni floritura innecesaria. Y, además, está el humor, ese humor negro e inteligentísimo del mejor Kafka.

Propósitos

Superar el abatimiento debería ser fácil, simplemente con la energía de la voluntad. Me despego del sillón, doy una vuelta alrededor de la mesa, pongo en movimiento la cabeza y el cuello, enciendo el fuego de los ojos y distiendo los músculos que los rodean. Contra mis propios sentimientos, saludaré impetuosamente a A. cuando llegue y toleraré amistosamente a B. en mi habitación. Y en cuanto a C., a pesar del sufrimiento y del esfuerzo, me tragaré todo lo que diga.
Sin embargo, aunque esto funcione, cada error inevitable interrumpe todo el devenir, lo ligero y lo pesado. Y tendré que volver a girar por el mismo círculo.
Por eso, el mejor consejo sigue siendo soportarlo todo, comportarse como una pesada masa; y cuando uno mismo se siente arrastrado, no dejarse impulsar a dar el menos paso innecesario, contemplar a los demás con la mirada de un animal, no sentir ningún remordimiento. En fin, ahogar con las propias manos lo que aún persiste como fantasma de la vida; es decir, ampliar más aún el último reposo sepulcral, sin dejar que subsista nada más.
Un movimiento característico de este estado es desplazar el dedo meñique sobre las cejas.

De Percepciones, Franz Kafka

Traducción: Pablo Grosschmid

20 comentarios:

PEGASA dijo...

Gracias Bel por visitar mi blog. No había leido este libro de kafka y me resulta embriagador. Es curioso el mundo de lo blog y todo lo que compartimos nosotros, los blogueros. Cada uno comparte lo que le gusta y lo que le hace sentir bien o le hace sentir mal pero al fin al cabo todos compartimos esos pequeños tesoros que nos gustan tanto. Me alegro que te guste Lorena Mckennit, si vieras el concierto que dió en Granada este mes de Julio. Yo no pude ir pero ví fotos y videos y esta mujer solo sabe superarse a ella misma. Bueno ya hablaremos mucho más sobre ella y lo que se tercie jaja. Un beso.

Luisamiñana dijo...

Espl�ndido fragmento. No he le�do el libro. Lo buscar� en cuanto pueda, seguro, me ha impresionado lo le�do y lo que has contado. Y coincido en el an�lisis de los rasgos de la prosa kafkiana, que es sin duda una de las m�s contempor�neas de entre los cl�sicos contempor�neos. Europa dio marcha atr�s en entreguerras y hubo que volver a andar un camino que al principio del siglo XX parec�a fulgurante.
Un saludo.

TortugaBoba dijo...

Hola Bel,
Acabo de aterrizar en tu blog a través del de Pegasa, y madre mía, estoy abrumada por tanta literatura. Qué maravilla. Nunca me he atrevido a leer a Kafka, no sé por qué la verdad. Quizás el libro "la metamorfósis" me hiciera pensar que era un autor demasiado complejo, y encima no me gustan los insectos. Una tontería como otra cualquiera. He estado ojeando el blog y parece muy interesante, volveré... (léase esta última palabra en plan película).
¡Beso!

alfaro dijo...

bel,
en este texto veo el Kafka que tanto leí y releí,esas palabras que para mí casi lo definían, el abatimiento, contra sus sentimientos,tolerar, el esfuerzo,el soportar,...
qué maravilla de descripción, ese cómo da la vuelta alrededor de la mesa, es que lo ves, ralentizado...
y lo que no conocía o no le presté la debida atención y ahora me sorprende esa frase final, qué cierre,yo la veo llena de ironía, de humor.
Bel, una vez más, gracias por compartir...
besos

Clarice Baricco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Clarice Baricco dijo...

Hola Bel:
No he leído el libro que mencionas. Espero encontrarlo.
Tan necesario retomar y seguir leyendo a Kafka.
Te recomiendo un blog de un amigo que ama a Kafka y que precisamente tiene un texto dedicado a este gran escritor.
Es http://ciertadistancia.blogspot.com/

PD. Aún me faltan libros de Lispector, sólo tengo seis. El que mencionaste no lo tengo, pero fíjate que Bethania -mi hija- lo leyó en portugués. Lo consiguió cuando ella estaba en la Universidad. Ya te imaginarás, me quedé suspirando a lo que me contaba.
Espero tener pronto los libros que me faltan.

Abrazos

G

ybris dijo...

Ya sólo la palabra Betrachtung me seduce.
Y también esa cita: "Superar el abatimiento debería ser fácil, simplemente con la energía de la voluntad."
Lo leeré.
Gracias.
Besos, Bel.

(* dijo...

Si me preguntarás porqué no sabría decírtelo exactamente, pero por alguna razón mientras leía me iba acordando de un libro de Samuel Beckett que leí hace unos meses, "Malone muere". Aunque menos angustioso y desesperante este fragmento de "Percepciones", puede que en ambos textos haya encontrado esa idea de resignarse, el intento de soportar ese "fantasma de la vida"... En fín, no lo sé. Serán relaciones que yo hago.

Dulces besitos, Bel.

Bel dijo...

Pegasa:

Me alegro de que te haya gustado este fragmento. Yo tampoco he visto en vivo a Lorena Mckennit. Pero al escuchar su música con los ojos cerrados, se ven muchísimas cosas, quizá más que mirándola entre la multitud.
Besos.

---------------------------

Estimada Luisa:

Gracias por tu visita. Y encantada de que te haya interesado el texto. Es cierto que la destrucción del siglo XX afectó también toda esa creatividad de las vanguardias. Hace poco, en una exposición sobre Duchamp, Man Ray y Picabia, eran inevitables esas reflexiones sólo mirando el diseño gráfico de las revistas que hacían a principios de siglo.

Abrazos.
------------------------

Tortugaboba:
Sé bienvenida tortuga voladora. Y me alegro de que este pequeño fragmento pueda contribuir a reconciliarte con Kafka. Creo de verdad que vale la pena. Pero si no lo hiciera, como tú dices hay un montón de literatura magnífica.
Besos.

--------------------------

Gracias a ti querida Alfaro por tu constante compañía y amistad y por tantas cosas compartidas.
Un gran abrazo.

--------------------------

Querida Clarice:

Gracias por la recomendación. Ahora mismo me voy a visitar el blog de tu amigo.
En cuanto a "La Pasión" es de los pocos que no está traducido por Siruela. Yo tengo una antigua traducción venezolana que encontré en una librería de viejo, pero sé que la traducción de Muchnik editores es muy buena. ¡Ojalá la encuentres! De todos modos, por si te animas, leer a Clarice en portugués no es difícil, con un poco de paciencia y un diccionario.
Un fuerte abrazo.

-------------------------

Gracias a ti por tu visita, Ybris.
Espero que no te defraude su lectura.
Besos mil.

--------------------------

Querida (*:
Leí "Malone muere" hace años y tengo un recuerdo muy borroso. Pero tu comentario me ha dado ganas de leerlo de nuevo. Seguro que no te equivocas en las relaciones que establces. Esas intuiciones suelen ser con frecuencia más acertadas que el más sesudo estudio académico.
Un abrazo.

elshowdefusa dijo...

Este texto pesa muchísimo. Sus palabras están llenas de peso, de soportar, de sobrevivir en vez de vivir, es una losa... como perfectamente él dice: es una mirada de animal.

Si fuera tan fácil, ni siquiera tendría que haber reflexionado sobre ello.

Bel dijo...

Exactamente, Fusa. Por eso al final el texto es una gran broma, como digo, una gran broma con el humor negro de Kafka.
Más abrazos.

lobosluna dijo...

La habilidad narrativa de Kafka es abrumadora, Bel. Quizás te sorprenda saber que no he sido asiduo lector de Kafka, siempre me costó un poco, no sé por qué, pero La Metamorfosis marcó mis primeras lecturas definitivamente, y lo poco que he leído de él es sorprendente. Este texto es realmente perfecto, perfecto. Ya en el párrafo se ve la redondez inmaculada de la narrativa del autor. Tanta habilidad para configurar lo cotidiano con esa precisión abismante del ritmo narrativo, un bisturí que no tiembla al recortar esos trozos mínimos de realidad donde se oculta y late nuestro espíritu encarcelado en sus propios rituales impuestos por la cortesía y la forma. Debería aprender de esa precisión y no escribir tan largo, menos los comentarios, ja, ja. Un abrazo.

Bel dijo...

Querido amigo Lobosluna:
Yo he visto esa concisión en alguno de tus cuentos. No desde luego en los del último libro, porque creo que la intención narrativa exigía otra cosa(como la portada), pero sí en los del anterior. Como en uno de mis preferidos, el que también habla de gusanos...
También yo soy una lectora intermitente de Kafka, aunque creo que al final lo he leído casi todo, pero con años entre unas lecturas y otras. Su mundo es absorbente, por eso es necesario tomar distancias y aliento.
Un abrazo fuerte.

Olvido dijo...

‘Quid pro quo’ Bel, yo no he leído este libro del que hablas y me ha gustado tu reseña. Yo no te hablé en el momento oportuno de ‘Praga Mágica’ de Angelo Maria Ripellino y lo hago ahora. Creo que una vez conocida Praga le sacarás más gusto. Es para leer muy despacio y disfrutar de los lugares ahora que aún los tienes recientes.
Un beso

Bel dijo...

Me alegro de oírte de nuevo, Olvido. Desde luego, tomo nota de tu recomendación. Ya te comentaré...
Y gracias por tus recomendaciones anteriores. Para no repetirme, dejé un comentario en la última entrada de Princesa de hojalata sobre Praga donde te nombro.
Un abrazo.

Mertxe dijo...

El dedo meñique sobre las cejas ha sido el movimiento más repetido por mí en estos últimos quince días. Pero mi voluntad debe de andar bajo mínimos, porque me confieso insuperablemente abatida, y me niego, por tanto, a acoger amablemente a mis A, B y resto del abecedario que me han afligido tanto. (Por cierto, que ayer mismo y tras la experiencia que cuento, me propuse leer a Kafka... Más que nada para relajarme...)

Saludos, Bel.

Bel dijo...

Gracias por tu visita, Mertxe, querida. Acabo de venir de tu blog. Allí te contesto.
Antes iba a decirte que en la entrada del día 12 tienes un pequeño homenaje, pero ahora me parece fuera de lugar. Te lo digo, sin embargo, por si acaso quieres verlo.
Otro fuerte abrazo.

Mertxe dijo...

Allá voy. Sabes que no me pierdo una de vuestros blogs. He tenido tanta suerte...

Isabel Huete dijo...

He entrado en tu blog a través del de LF Comendador y me ha encantado. Volveré más veces.
Un besote.

Bel dijo...

Gracias, Isabel, tocaya. Es un placer conocerte.
Un abrazo.