Antígona Zaragoza Balcanes - Si un árbol cae







Si un árbol cae es un espléndido relato de un viaje, de una aproximación honesta y lúcida a una de las situaciones más terribles que ha vivido la vieja Europa y ante la que muchos, medio cerramos los ojos, o medio los abrimos en exceso, inútilmente, aturdidos por la incomprensión, la perplejidad o la impotencia. Pero si queréis entender algo de lo que pasó, de veras os recomiendo que os acerquéis con Isabel Núñez al relato de esa guerra que ella ha recogido a través de las entrevistas y las reflexiones que le entregaron los escritores que la padecieron.

Isabel presentará el jueves 12, pasado mañana, su libro en Zaragoza, en la librería Antígona. Os aseguro que vale la pena oírla. Aquí tenéis toda la información.




Isabel Núñez

25 comentarios:

marisa dijo...

El libro tiene una pinta estupenda...Fue una guerra terrible.A mi abuela, que entonces aún vivía le recoradaba a la que a ella le tocó vivir.Cuando veía en televisión las caravanas humanas en busca de refugio siempre murmuraba"no aprendemos", y en eso estamos...besazos.
PD.La sonrisa de la escritora es maravillosa, me ha cautivado totalmente.

Bel M. dijo...

Querida Marisa:
Pues así la tiene en persona. Y qué acertada tu abuela. Esa es precisamente una de las reflexiones que hace Isabel Núñez en sus conferencias sobre esa guerra.
Un gran abrazo, hermosa.

Belnu dijo...

Gracias a las dos! Estoy abrumada. Muchísimas gracias, de verdad, Bel M., por ponerme aquí y por tus palabras...

Bel M. dijo...

Belnu:
Todo lo que he dicho lo creo de verdad, y sobre todo creo que sería una lástima que no disfrutara mucha gente de esas reflexiones.
Un abrazo.

Goliardo dijo...

Belnu:
Me ancantaría concurrir a tu presentación en Zaragoza, ya que el libro me moviliza desde el hermoso título, tan sugerente. Se trata además de un tema doloroso y estremecedor, cuyo horror trascendió todas las fronteras. Pero sobre todo me parece interesante abordarlo desde la óptica de la experiencia de los escritores. En fin, como decía, me encantaría ir a Zaragoza, pero estoy un poco lejos ¿Habrá posibilidades de que lo presentes en Argentina? ¿Y de conseguir el libro aquí? Como sea, felicitaciones por la publicación, la iniciativa y el trabajo.

Y gracias, querida Bel, por la difusión, desde hoy espero junto a las librerías. El año pasado estuvo por aquí, y fuimos a verlos, la Emir Kusturica No Smoking Orchestra, banda que escucho hace tiempo, de un director tan singular como lo es Kusturica. Más allá de la explosión de la música, que puede escucharse en gran parte en sus películas, me llama la atención esa especie de "alegría de sobrevivientes", o quizás, euforia trágica que transmite esa música. Me impactó un documental de la banda, Super8 Stories, que cubre una gira que hicieron por Bosnia, luego de la guerra. Me dio la impresión de que hay en los balcanes un espíritu de "bailar sobre las ruinas", de convivir con la tragedia desde la memoria, reconstruyendo a partir de los fragmentos que quedaron. Quizás sea una idea equivocada, o quizás haya algo de eso en el libro. Ahora me queda la intriga.
Un gran abrazo para ambas Bel.

Rayuela dijo...

Qué buen libro debe ser! Es una pena estar al otro lado del Atlántico.
Le deseo a Isabel una muy buena presentación.

Un beso*

Perfecto dijo...

Es un tema que me interesa mucho. Lo vengo siguiendo desde el inicio del conflicto, y pese a las lecturas de diversos autores, sigo teniendo una gran curiosidad por acercarme lo más posible a la verdad de los hechos y a las reflexiones sobre todo ello. No acabo de entender que en la Europa de nuestro tiempo, que gente que hace la música que hace, puedan haber llegado a la insensatez de un nuevo holocausto.
Te leeré Isabel Núñez, y gracias Bel M. por traernos este libro.

Un abrazo a ambas.

Mertxe dijo...

Yo deseo mucho éxito a Isabel Núñez. Un libro de entrevistas ofrece importantes claves sobre lo que ocurrió. Son vivencias de todas partes, testimonios en vivo, opiniones que también contribuyen a esclarecer muchas cosas. Yugoslavia 'se veía venir', y cuando al fin estalló el conflicto, en Europa volvimos a contemplar el horror desfilando ante nuestros ojos.

Procuraré estar al tanto del libro.

Gracias a las dos Isabeles.

SONIA FIDES dijo...

Otra cosa guay que me pierdo, eso sí, el libro voy pitando a comparlo.

Besos súper.

Fusa dijo...

¿Y en Barcelona habrá presentación?
Me encantaría ir de tu mano y de la mano de Belnu hacia ese viaje.
¿No?
Un beso fuerte.

Bel M. dijo...

Querido Goliardo,
Muchas gracias por tu generosidad constante. No sé si la editorial Alba llega a Argentina. Supongo que sí. Se lo preguntaré a Isabel.
Esa música también me llena al tiempo de melancolía y energía. qué bien lo dices, efectivamente ésa es la impresión, como de bailar sobre las ruinas. Por lo que Isabel cuenta, el problema es que fue un cierre ficticio, los corazones siguen llenos de rencor...
Otro abrazo más inmenso aún que el anterior.

----------------------------------

Querida Rayuela:

Como me hablas desde el mismo lugar que Goliardo, casi te podría decir lo mismo, que tal vez llegue hasta ahí.
Muchas gracias por los buenos deseos.
Un besazo.

---------------------------------

Perfecto:

No es cosa sencilla, desde luego, desentrañar ese conflicto. En ese sentido, Isabel es iluminadora.

Muchas gracias por tu visita. Te dejo un gran abrazo.

----------------------------------

Gracias a ti, querida Mertxe.

Cuando lo ves venir, y aunque parezca una contradicción, la perplejidad y el asombro suele ser mayor.

Un beso.

Bel M. dijo...

Sonia,
Me alegra mucho verte por aquí y que asegure eso una lectora voraz como tú.
Ya me dirás...
Un beso para ti.

----------------------------------

Fusa, querida, por lo que sé, Isabel ya ha hecho conferencias y otras actividades en Barcelona relacionadas con el libro, pero como seguro habrá otras ocasiones ya te avisaré.

Una abraçada, bonica.

Belnu dijo...

Gracias a todos y a Bel M!!!!
En barcelona hubo presentación, la verdad es que fue maravillosa, llena de gente pensante y que preguntó y discutió, hay un trocito en you tube! Creo que poniendo Isabel Núñez Si un árbol cae La Central sale... También hicimos una charla en la Biblioteca Francesca Bonnemaison a la que asistió Bel M.
En Buenos Aires el libro está en una de las librerías míticas. Una escritora argentina lo compró allí y un médico bonaerense que lo utilizó como guía de viaje por los Balcanes, ¡me contó que había ido a los mismos cafés, siguiendo mis trayectos! Vino a BCN y estuvimos charlando, me dijo que quería organizar algo allí... Me encantaría una presentación allí, pero alguien tendría que invitarme...:)
Lo de Kusturica es peliagudo; él apoyó a Milosevic y allí no está bien visto... No sabría decir de Goran Bregovic.
Muchas gracias por vuestro interés, como dijo Juan Goytisolo, creo que tenemos que seguir hablando de esto...

Bel M. dijo...

Pues ahora soy yo la que se suma a los buenos deseos.
Que vaya todo de maravilla, Belnu.
Un abrazo.

Nikté dijo...

Zaragoza me pilla lejos, Isabel Núñez me parece hermosa, pero un libro sobre guerras, ahora no, Bel, ahora no podría.

Y mira que te tengo como "guiadora" por estos caminos de la lectura.


Voy a leer abajo, que me lo he perdío.

Un beso por ahora

odette farrell dijo...

Qué rico encontrar la portada del libro de Zbelnu aquí y una hermosa foto de ella.
Vine a visitarte para agradecerte la hermosa descripción que haces del dibujo...
Mi esposo va a Barcelona mañana, le voy a encargar me consiga el libro de Zbelnu... tengo muchas ganas de leerlo ya :)

Bel M. dijo...

Claro, Nikté, los libros, como la música, como las personas, tienen su momento y sólo una sabe cuál es, y a veces casi ni siquiera...
No me pongas esa responsabilidad, me encanta contagiar algo, aunque también coincidir como lo hago contigo, con M. Duras, por ejemplo, ahora menos, pero sí hace años, y te confesaré que la entrada de abajo tiene relación con una relectura que he tenido que hacer de "El arrebato de Lol V. Stein" y que me ha removido un montón de cosas que había mandado al cajón de "mejor no meneallo"...
También hay otro para ti, aquí, un beso enorme.

---------------------------------

Odette,

No, no soy de Zaragoza :-) pero tengo la suerte de que se paseen por las amapolas personas maravillosas de todas partes y quería que supieran de la existencia de este libro, en el que creo de corazón.

Gracias por tus cálidas palabras. Me alegro de que te gustaran, a ti precisamente, que haces esos maravillosos dibujos.

Un abrazo.

Clarice Baricco dijo...

Apuntado el libro. Espero que no tarde.
Gracias.

Beso.

paisajescritos dijo...

Bel, que sirva esta entrada sobre Belnu -quien hizo posible que nos conociésemos- para mi primer comentario en este blog. ¿Así que tú también eres de Mishima? Me he dado un paseo muy agradable por tu campo de otoño rojo: vaya parcelita coqueta.

ZenyZero dijo...

Gracias por presentárnoslo aquí. He leído tus links...' Lo añado a mi lista de lecturas pendientes.

Este es un tema que me angustia sobremanera. Poca gente se hace idea de lo cerca que estamos de hacer estallar un conflicto como aquel, aquí mismo, tan cerca. Nada es real si no lo vives y nos lo tomamos... Somos unos hipócritas. Ni siquiera la muerte nos unirá. ¿Qué pasa que no actuamos?

Un abrazo
Chuff!!

Bel M. dijo...

Otro besazo, querida Graciela.

----------------------------------

Sé muy bienvenida, Paisajescritos.

Cuentan que una vez Kung Tse se sintió muy incómodo cuando, al consultar el oráculo, obtuvo el hexagrama "La Gracia o Lo agraciado".
Algo similar me ha ocurrido a mí cuando he visto el adjetivo con el que calificabas a las Amapolas, aunque he de reconocer que mi parte frívola, como un caballito guarnecido de cascabeles, relinchaba de contento.
Y es cierto que las Amapolas lo son y, si además, lo fueran al modo wildiano, ingenioso, inteligente y dolorosamente sagrado o al proustiano inteligente, analítico e indefinidamente resonante, imagínate, se darían con un canto en los dientes si los tuvieran.
Todo esto para consolarme del susto primero.
Después me han venido a la memoria tantos nombres de ilustres coquetos, incluido Misihima, al que me alegro de compartir contigo, que ya estoy no sólo totalmente consolada, sino infinitamente agradecida.

Un abrazo.

----------------------------------

Querido Zenyzero,

Qué alegría verte por aquí de nuevo. Me ha impresionado tu angustia. No creía que allí dónde estás llegara a barajarse esa idea como algo realmente posible. Yo no la he sentido nunca. Sí a veces la sensación de algo excesivo, un interrogante tal vez demasiado al límite, pero nunca esa sensación de estar cerca de un conflicto de esas características, entre otras cosas porque no creo que a los sectores con poder les interese.

Espero que te equivoques. Si no fuera así, sí, sería una vez más la exhibición impúdica de lo impresentable que nos representa.

Un beso enorme.

ZenyZero dijo...

A eso me refería, a lo que dices. Todo el mundo lo ve "imposible" de que ocurra algo así aquí. Y mientras se alimentan rencores, odio, envidia, poder, avaricia, xenofobia y ignorancia en varias doctrinas. No estoy de acuerdo en que al poder no le interesa. Desgraciadamente, el poder no tiene sentido común. Pregúntaselo a las madres de los muertos.

Lo siento. No deberíamos mirar para otro lado nunca.

Un abrazo
Chuff!!

Bel M. dijo...

No, nunca, querido Zenyzero, hay que mirar para otro lado. No recuerdo ahora en qué entrada, ni a propósito de qué, le comentaba a Mariel la obra de Hannah Arendt "La banalidad del mal", lo fácil que resulta cometer las mayores atrocidades mientras se mira a otro lado.
Pero no creo que sea el caso exactamente, por lo menos en estos días. La gente está tan agobiada por los otros miedos con los que el poder se perpetúa que más que mirar a otro lado han sido cegados. Eso es lo que percibo en mi ciudad, el miedo al futuro, a la indigencia, a la enfermedad, la acción del ruido, de la enajenación, el sentimiento de impotencia .... y ahora acabo de recordar, le había contado sobre esa ceguera cómo en el autobús, cuando suben mujeres con niños en los brazos, ancianos, cojos, etc..., casi siempre me toca levantarme a mí para cederles el asiento, aunque suelo esperar unos segundos, mirando a mi alrededor a todos los hombres y mujeres más jovenes que yo, que permanecen repantingados e indiferentes... lo peor es que normalmente cuando eso sucede, su cara no cambia de expresión, ni siquiera lo ven.

Entonces, si no ven (porque creo de veras que no es que no miren, sino que están cegados) lo que tienen en sus propias narices, ¿crees que pueden ver algo más allá?

Un abrazo inmenso, querido Zeny.

ZenyZero dijo...

Gracias, Bel

Belnu dijo...

Gracias otra vez y gracias a Odette!!!!