Ilusión


I.M.


"Me gustaría creer que el yo es una ilusión; pero eso no impide que sea una ilusión dolorosa."

De Las partículas elementales, Michel Houellebecq

47 comentarios:

Fernando dijo...

el dolor existe...hasta en primavera...besos.

Bel dijo...

Más en primavera, a veces, con su luz desveladora y sus fugaces promesas.
Besos para ti, Fernando.

alfaro dijo...

No tengas miedo al dolor si el dolor ha de abrirte los ojos...
Un beso.

Bel dijo...

Claro que no, Alfaro. Lo doloroso y terrible sería andar a ciegas.
Abrazos, señora poeta.

gloria dijo...

Si el yo puede doler, también puede amar, crear y soñar, y entonces duele un poco menos, ¿no?
Me gusta mucho la imagen, Bel, hay belleza por todas partes, como siempre.
Un abrazo enorme.

JuanBM dijo...

No creo que el yo (identidad) sea una mera ilusión pues hay una experiencia propia que habla de que somos, hacemos, sentimos.

A veces he sentido que el dolor también era una manera de estar íntimamente vivo. Una llama que se resiste a ser desvanecida por la lluvia. El dolor es también una desposesión, una pequeña muerte mientras seguimos vivos.

Un abrazo

Jon Jonenjur dijo...

Qué causalidad, justo ahora me estoy leyendo "Plataforma", genial Houellebecq.
Y tu foto, porque parece una foto, espero que sea una foto o es un cuadro, en cualquier caso has obtenido unos colores muy evocadores.

Un abrazo

(* dijo...

Inquietante la imagen, Bel, cada vez que la miro me sugiere una cosa distinta, ilusiones...
Y qué bonito lo que ha dicho Alfaro. El dolor nos abre los ojos...
Yo por mi parte he encontrado un poema de Houllebecq que me ha gustado mucho y me apetece dejarlo aquí, entre tus amapolas:

SO LONG

Hay siempre una ciudad, con huellas de poetas
Que entre sus muros han cruzado sus destinos
Agua por todos lados, la memoria murmura
Nombres de gente, nombres de ciudades, olvidos.

Y siempre recomienza la misma vieja historia,
Horizontes deshechos y salas de masaje
Soledad asumida, vecindad respetuosa,
Hay allí, sin embargo, gente que existe y baila.

Son gente de otra especie, personas de otra raza,
Bailamos exaltados una danza cruel
Y, con pocos amigos, poseemos el cielo,
Y la solicitud sin fin de los espacios;

El tiempo, el viejo tiempo, que urde su venganza,
El incierto rumor de la vida que pasa
El silbido del viento, el goteo del agua
Y el cuarto amarillento en que la muerte avanza.


Un dulce beso.

giovanni dijo...

Por qué no hermosa (en vez de...)?

Otro beso

marisa dijo...

Y aquí estamos con nuestro dolor a cuestas, pero dispuestos a seguir sea como sea...Aunque sea una ilusión. La imagen es maravillosa. Mil besos

Cucaracha Amarilla (Vladimir Poliakov) dijo...

Maldito libro. Yo lo maldigo.

El otro día una amiga me pregunto porque no debía leerlo, si era capaz de hacerme parar de leer porque me estaban dando arcadas de lo angustiosa que resultaba su lectura (por otra parte creo que a Michelle le encantaría saber que tuve que parar de leer para recomponerme, y beber agua). Pues la respuesta es tan sencilla como que no es agradable tener arcadas.

A todo el que lea este comentario, no leais este libro. No lo hagais. No.

Mertxe dijo...

Ilusión o no, duele, claro que duele, sobre todo cuando se distancia hasta el punto de parecernos otro dentro de nosotros. Hay unos versos de Ángel González que nos entregan perfectamente esta sensación de otreidad:

Cuando escribo mi nombre,
lo siento cada día más extraño.
¿Quién será ése?
-me pregunto.
Y no sé qué pensar.
Ángel.
Qué raro.

Buena imagen, Bel, e impresionante marejada metafísica la que has levantado... jis... jis...

Clarice Baricco dijo...

La foto me ha provocado todo. Me encantó.

Houellebecq es un autor que me sigue esperando en casa.

Amiga, te comparto que por el dolor, por todo aquello que me ha sido negado, hasta el mismo amor, al dolor le debo seguir manteniéndome con ilusión. Se vive con la palabra.

Un beso a tu ojos mi querida Bel.



Graciela

Antonio Castellón dijo...

Creo que sí, que es una ilusión, y quien puede sentir que es doloroso es precisamente ese yo ilusorio.
Fuera del yo no está la nada, sino otras cosas...
Sería bueno poder salirse de uno mismo, salir del yo, para evitar el dolor. Y creo, asimismo, que ese arte existe y es posible aprenderlo.

Un saludo, Bel.

Ani Bustamante dijo...

Gracias por hacerme recordar ese maravilloso libro.
Cuál será "el porvenir de una ilusión"?

(sigo leyendo tu blog...)

Felipe Sérvulo dijo...

Cómo estás, amiga Bel. Cuando nos veamos no nos vamos a conocer. Te sigo virtualmente, qué remedio.

Bel dijo...

Querida Gloria:
Ay, el yo... complicado asunto. Ya lo dijo, creo, Lao Tse: "el que conoce a los otros es hábil, el que se conoce a sí mismo es sabio".
Un cariñosísimo abrazo.

---------------------------------

Juan:

Gracias por tu visita y tus hermosas palabras. Es cierto que el dolor es también un modo de estar íntimamente vivo y, en cualquier caso, forma parte ineludible de las experiencias de toda vida.

Un abrazo.

--------------------------------

No he leído Plataforma, aunque me está esperando. Sí, es genial, pero, como ciertas raíces venenosas, hay que dosificárselo.
Es una foto. Gracias, Jon.

Un abrazo fuerte.

Bel dijo...

Muchísimas gracias, (*. No conocía este poema, que es una maravilla. Como siempre tan certera, preciosa (*.
(si te dijera que es una foto hecha con un móvil...).
Un cariñoso y gran beso.

----------------------------------

¿En vez de dolorosa, Giovanni?
Si, por suerte, muchas veces lo es.
Abrazo hermoso para ti.

---------------------------------

Marisa, claro que sí. Y de nuevo gracias, por estas palabras, por el aniversario, por ser, por todo.
Y gran enhorabuena por tu nuevo libro.
Besos mil, preciosa.

Bel dijo...

Cucaracha (Vladimir):
Gracia por tu visita. Y, aunque no te conozco, me da a mí que no es cierto nada de eso de las arcadas ni de la recomendación en contra de esta lectura...
En cualquier caso, si lo fuera, sólo desearte que sean tan productivas como las del otro célebre francés.
Un cálido saludo de bienvenida.

---------------------------------

Querida Mertxe:

Pues más o menos es lo que pretendía :-)

Gracias por tus palabras y por Ángel González. A él y a Valente les debo lecturas atentas que nunca acabo de hacer como me gustaría...en fin, por suerte hay tantas palabras que merecen ser leídas esperando...

Un besazo, bonica.

--------------------------------

Querida Graciela:

Muchas gracias. Me encanta lo exagerada que eres. Tú sí que eres toda manos y ojos y corazón.

Y hermosa y precisa vuelta de tuerca le has dado a la reflexión de Huellebecq.

Un abrazo inmenso.

Bel dijo...

Antonio:
Gracias por tu visita y tus palabras. Vengo de tu blog y diría que casi las reflexiones que aquí me dejas complementan las que allí nos regalas.
Abrazos.

----------------------------------

Buena pregunta, Ani. No creo que sepa responderla. Todo serían conjeturas, probablemente ilusorias.
Gracias por tu visita. Sé muy bienvenida.

--------------------------------

Felipe, querido, ¿y tú?
Ojalá todos los males tuviesen tan fácil remedio. Gracias por seguirme. También yo lo hago, ya lo sabes.
Un beso

lobosluna dijo...

Hermosa pintura, Bel. Si duele es real, y si es real es porque se está vivo. No hay mejor sensación que la de sentirse vivo (a), aunque a veces duela. Nada impide que sea también una dulce ilusión.
Que no se me olvide. He dejado un REGALO para ti en este Blog mío: http://lobosluna.blogspot.com/. No sé si ya has recibido este regalo (siempre te llegan y muy cariñosos), pero si ya lo has recibido es sólo que tienes doble merecimiento. Un abrazo bien apretado, amiga.

ybris dijo...

Exacto.
Tanto que a veces si no fuera por lo que nos dolemos nos sentiríamos una ilusión.
O, acaso, ni nos sentiríamos.

Besos.

Bel dijo...

Gracias Lobosluna, por todo, por tus palabras, por tu amistad, por el hermoso regalo (ya he respondido en to blog) y por vivir, sea dulce o dolorosa ilusión.
Un abrazo enorme.

---------------------------------

Querido Ybris:
Certero has sido tú. Dolerse como acto consciente, frente a ¿ilusionarse? No, eso sería otra cosa que tampoco está nada mal ¿no crees?.
Un besazo.

Daniel Damián ( Conde de Galzerán) dijo...

¿de qué esta hecho? Le preguntó el agente de policía a Sam Spade, mientras tomaba entre sus manos el halcón maltés.
- de la materia que están hechos los sueños- respondió Bogart.
(comprobé que Samuel Dashiell Hammet, esto, no lo había escrito. Eso lo añadió John Houston).

Ilusión, y besillo para ti, Bel.

Addenda. (por cierto, te hago culpable, de mis siete euros gastados en Laie)

Bel dijo...

¿El besillo así, pequeñillo, es para compensar lo de los siete eurillos? No me sea tacañillo...
Gracias por esa materia de los sueños. Hay que ver John Houston, tanta sensibilidad tras esos ojillos de mono.
Un besazo, conde.

Alodia dijo...

Hola Bel, un abrazo fuerte. La ilusión para mi responde a un sentimiento positivo...No dejes que el dolor invada esas emociones.

ZenyZero dijo...

La ilusión es el dolor mismo. La realidad latente se esconde tras nuestros cuerpos. Un terreno doloroso, por lo demás.

Chuff!!

*****

Querida Bel. He leído tu comentario en mi última entrada, sin embargo lo he tenido que borrar (o no sé hacerlo de otra manera), porque por error había editado un texto sin corregir. Ahora está el bueno.
¿Te puedo pedir un favor? ¿Podrías volver a dejar tu comentario? No sabes cuánto agradezco tus palabras y tu compañía.

Muchas gracias, perdona mi ineptitud y un abrazo
Z.-

Bel dijo...

Otro abrazo para ti, Alodia. Claro que no, o por lo menos lo intento. (Houellebecq, sin embargo, se refiere al otro significado)

Bel dijo...

Zenyzero, querido, las gracias te las doy a ti por tus palabras siempre tan generosas. Nada que ver con mis escuetos comentarios, que me sorprende te gusten. Pero, con muchísimo gusto, ahí, en esa estupenda entrada, lo he dejado de nuevo.
Besos mil.

June dijo...

Qué curioso, Bel, unos luchan por deshacerse del yo, mientras otros lo hacen por mantenerlo o, incluso, por inflamarlo. En todo caso...siempre es un proceso doloroso. Gracias por la reflexión.
Un besote muy fuerte

Vagamundo dijo...

Descubrir el yo es como un viaje al centro de la tierra, disfrazado de hazaña y sublimado... duele como un parto, pero es necesario, ya que la vida misma está al otro lado.

Claro también puede uno no emprender ese viaje, y quedarse en la ignorancia de sí, en la oscuridad... así también se vive (o se cree vivir)

media luna dijo...

Querida Bel: He venido a felicitarte por tu aniversario del que sé por nuestra querida Marisa, y me encuentro la ilusión de una primavera que duele en su esplendor. Y me pregunto si la ilusión puede ser dolorosa. Mas bien creo que cuando llega a ese punto deja de ser ilusión para convertirse en desilusión, y el yo en una realidad palpable.
Me apunto a este autor que he de confesar nunca he leído.
Un placer hacer un alto en el camino y encontrarme con otros viajeros.
Besos mil.

elshowdefusa dijo...

Ilusión y dolor casi que van cogidas de la mano. Y si van acompañadas de un yo, más. Todavía más. Increíblemente más.

Nota: H. me bajó la revista Shangrila, donde aparecía el especial de Clarice. No lo he acabado aún... pero en el sumario ya he podido adelantarme que hay una sorpresita. Enhorabuena y gracias.

(A veces pienso muy fuerte en ti, cuando voy en autobús, y me emociono tontamente.)

Una abraçada.

MGJuárez dijo...

Hoy es muy temprano, pero es que quiero aprovechar al máximo este tiempo que tengo para visitar con tranquilidad los espacios amigos.

Esta frase lapidaria del poeta me hizo volver a un comentario que hice hace tiempo, sobre este autor. Él es así, intuitivo y a la vez tristemente hundido en la miseria humana.

Michel Houellebecq no se considera un provocador pero su obra -cuando menos ofrece desolación y una aspereza nacida de la más pura observación-, produce cierto sarpullido al más rudo de los habitantes urbanos.


Este autor que desgrana crudamente la realidad, la evidencia de la misma, nos apróxima a los múltiples defectos sociales. El envejecimiento de la población, la muerte, el hedonismo imperante y la soledad en multitud.


(CdP. junio.2007)

A pesar de los pesares, que no nos falte el respeto a nosotros mismos, practiquemos el humanismo, mantengamos la ilusión por el yo, pero la mejor manera, es ofrecerse a los demás.

El sentimiento de soledad urbana existe por ese apego a uno mismo sin pararse en sonreir a quien tienes cerca, cerquísima.

Abraçades bonica!
Montse.

Bel dijo...

Rosa, querida, me alegro de tu regreso. Menos mal que nos lo has dejado claro, "June se abre y se cierra". Mientras no lo haga dando un portazo, esperaremos tus idas y venidas.
Deshacerse del yo para fusionarse con... es la gran ilusión ¿no crees? Una especie de redención imposible.
Un petonaç.

Bel dijo...

Vagamundo:
Incluso yendo al centro del fondo y más allá, siempre queda algo inaccesible.
Vivir en la constante conciencia, también es, probablemente, otra ilusión.
Gracias por tu visita.
Un abrazo.

Bel dijo...

Querida Carmen:
No te imaginas cómo agradezco que a pesar de tu despedida, todavía encuentres tiempo para visitarme.
La ilusión de la primavera duele y tal vez más porque no lo es, porque es real y efímera, como nosotros.
Y gracias por las felicitaciones. El 18 de abril...
Espero que tu viaje esté lleno de ilusiones y certezas.
Un beso enorme.

Bel dijo...

Mi niña Fusa:
No sabes la ilusión que me hace que aparezcas por aquí...
Yo también me emociono a veces, aunque espero que no sea tontamente :-), recordando cómo llegaste aquí tan niña y tan madura y cómo has florecido tan rápido, en todos los sentidos, (¿Por qué en el autobús?)
Una abraçada, preciosa, gran gran gran

Bel dijo...

Estimada Montse:
El link no ha funcionat però he buscat l'entrada igualment. Molt interessant i encertat el que dius, però d'altra banda això és només una part de la seva obra. Ell és molt més. Podriem parlar hores i hores. És veritat que és demolidor, però també hi ha encara l'esperança de una certa tendresa...i, com dic, molt molt més.
Gràcies per venir, i tant d'hora.
Un petó enorme.

Antonio Castellón dijo...

Bel, ya puedes ver el vídeo de Eula Beal.
(Jeje, ahora me doy cuenta que vuestros nombres se parecen...)

Abrazos.

MGJuárez dijo...

¡Vaya! lamento no se viera el enlace. Pero a ver este, de una amiga común, con criterio de peso, de la que he recordado una de sus apostillas:

http://apostillasnotas.blogspot.com/2008/05/michel-houellebecq.html

Besos,
Montse.

MGJuárez dijo...

¡Hum!...

Michel Houellebecq

Abraçades,
Montse

Bel dijo...

Benvolguda Montse:
Pel que fa a mi -i em sembla que també a tu, no siguis dolentota- es només un "cotilleo". La qualitat litarària és una altra cosa ¿no?
Moltes abraçades per tu, bonica.

(Ah! I el que et deia és que sí que havia llegit l'entrada al Cuaderno buscant-la per la data)

MGJuárez dijo...

No te había entendido, si lo habías encontrado o no. Ahora veo que si. Tampoco entiendo lo de la calidad literaria. Solo he recordado un post donde se anotaba una actualidad sobre el autor. Cotilleo o no, no lo sé.

Abraçades
Montse.

Bel dijo...

Montse, querida:
Veo que no nos entendemos, así que voy a explicarme. Cuando has comentado lo del "criterio de peso" esperaba una crítica literaria. De ahí viene lo de la calidad. En lugar de eso, encuentro una nota en la que sólo se explica que la madre de Houellebecq lo insulta en los medios. De ahí lo de cotilleo.
Pensaba que era una broma por tu parte. Siento haberte malinterpretado. Por mi parte queda todo aclarado.
Una abraçada.

Antonio Ruiz Bonilla. dijo...

tampoco impide que sea todo lo contrario, incluso que no sea más que una meta inalcanzable.
Un saludo

Bel dijo...

¿Algo como una certeza gozosa, Anotonio? Entonces seguramente sí, inalcanzable...
Me alegra verte de nuevo por aquí.
Tanto tiempo.
Un abrazo.